Inicio » Corazón y alma » Mujeres como usted » Entrevista con Cathy

CONOZCA A CATHY HARRISON

Cathy, que de chica no paraba de correr, creció haciendo actividad física y participando en los equipos deportivos de la universidad. Cuando inexplicablemente su ritmo cardíaco aumentó a 220 latidos por minuto durante un paseo rutinario en bicicleta, los médicos le diagnosticaron miocardiopatía, una afección poco común pero grave que hace que el músculo del corazón se inflame y comience a funcionar de manera menos eficiente. En la actualidad, Cathy tiene implantados un doble desfibrilador y un marcapasos, para regular los latidos del corazón. "Me alimentaba bien y me ejercitaba... de no haber hecho eso puede que mi cuerpo no hubiese sido lo suficientemente fuerte como para soportar todo lo que pasé".



Preguntas

&

Respuestas


P:

¿Cree que las mujeres latinas deben enfrentarse a retos físicos y/o nutricionales que influyen en su salud cardíaca y que afectan únicamente a la comunidad latina?

R:

Sí, realmente creo que las mujeres latinas enfrentan desafíos físicos y/o nutricionales que influyen en su salud cardíaca que afectan únicamente a la comunidad latina. Las mujeres latinas tienden a priorizar sus familias y las responsabilidades de su hogar por encima de su propio bienestar. El desafío consiste en modificar este principio. Se puede argumentar que si no nos cuidamos ni priorizamos la actividad física, ni nuestra salud cardíaca no podremos cuidar a nuestra familia ni nuestro hogar.


P:

¿Alguna vez ha intentado sustituir los ingredientes de un plato típico latino para que resulte más cardiosaludable? En caso de que sí, ¿en qué plato y qué sustituyó?
(Ejemplo: yogur semidescremado en vez de crema agria)

R:

Sí, ahora mi familia come frijoles negros refritos en margarina en vez de frijoles pintos refritos en grasa de tocino. Además, ahora no los dejo freír durante mucho tiempo.


P:

¿Qué receta de familia le encanta pero sabe que no es saludable? ¿Hay alguna forma de hacer que resulte sana?

R:

Me encantan las tortillas de harina blanca y los frijoles pintos refritos. Las tortillas de harina hechas con manteca de cerdo y los frijoles pintos refritos en grasa de tocino. Lo sé... manteca de cerdo y grasa de tocino. Ni siquiera suena bien y en estos días el contenido calórico y de grasas es evidentemente excesivo. Sin embargo, la combinación de ambas sabe muy bien pero no es buena para la salud. Para que estás recetas sean más saludables, uso harina de trigo y reemplazo la manteca de cerdo por margarina. También he sustituido los frijoles pintos refritos en grasa de tocino por frijoles negros refritos en margarina. Es muy difícil duplicar el sabor de las tortillas de harina blanca y los frijoles pintos refritos en grasa de tocino. Sin embargo, no es una cuestión de sabor; lo que importa es el consumo de calorías y grasas.


P:

¿Cree que existe una gran conciencia entre las mujeres latinas sobre la seriedad de los riesgos cardiovasculares? ¿En qué medida piensa que su generación está más informada sobre la salud cardíaca que la generación de su madre?

R:

No creo que las mujeres latinas tengan demasiada conciencia sobre la seriedad de los riesgos cardíacos. Además, no he encontrado muchos modelos a seguir ni recursos que apunten a la salud cardíaca de la mujer latina. Creo que mi generación está más informada sobre la salud cardíaca que la generación de mi madre, pero sólo por defecto. Se ha prestado más atención a la salud cardíaca, pero esto ha ocurrido con la población en general. Aún queda mucho por hacer para generar conciencia en la comunidad latina.


P:

¿Cómo se enteró de que su salud cardíaca podía peligrar? ¿Qué le dijeron? ¿Notó algún síntoma?

R:

No tenía idea de que padecía una afección cardíaca. Pasé la mayor parte de mi vida adulta ejercitándome regularmente y consumiendo una dieta balanceada. Era consciente de mi salud cardíaca e hice lo posible por cuidarme. Sin embargo, un día durante un paseo en bicicleta, sufrí una taquicardia ventricular. No tenía idea de que estaba padeciendo una peligrosa arritmia cardíaca. Sabía qué hacer para cuidar mi corazón, pero desconocía los síntomas de cualquier tipo de afección cardíaca. Los latidos de mi corazón constantemente eran de 215/220 por minuto, pero aun así no tenía idea. Me faltaba un poco el aire, pero lo atribuí al paseo en bicicleta.

Ante la insistencia de mi esposo, fui a una sala de emergencias menores y allí me dijeron que sufría "TV", una clase muy peligrosa de arritmia cardíaca. Fui llevada al St. Luke's Hospital y estuve internada por 10 días. En el hospital, me informaron que padecía una cardiomiopatía con una fracción de eyección del 35%. Por suerte me había cuidado... ejercitándome regularmente y comiendo bien... el resultado podría haber sido mucho peor. Uno de mis médicos me dijo que atiende pacientes con afecciones cardíacas similares con síntomas más pronunciados. No obstante, ya que el resto de mi cuerpo estaba en buenas condiciones, no tenía otros problemas de salud importantes para ser tratados.
Al séptimo día en el hospital, me operaron. Los médicos decidieron que era necesario implantarme un desfibrilador cardíaco para ayudar a controlar las peligrosas arritmias que seguramente iban a ocurrir.

Aparte de los medicamentos que tomo a diario, he continuado con mi vida normal.


P:

¿Cuál es el cambio más importante que ha hecho en su estilo de vida para ayudar a que su corazón se mantenga fuerte y sano?

R:

Soy inflexible en cuanto a mis ejercicios y mi nutrición. Ya no puedo dar los largos paseos que solía dar, pero sigo andando en bicicleta. He agregado ejercicios con pesas y ejercitarme es una prioridad. A falta de una mejor analogía, debo mantener a flote este buque. Lleva una carga muy valiosa, aunque un tanto imperfecta.


P:

Las familias latinas son conocidas por ser muy unidas y, a menudo, extensas. ¿Cómo encuentra tiempo para su familia, su trabajo y los ejercicios? Y, ¿cuál es su rutina de ejercicios?

R:

Me hago tiempo. Armo listas y planifico. Por supuesto, hay momentos en los que tengo que adaptar mis horarios, pero siempre puedo hacerlo. Ser flexible facilita mucho la vida.

Hago ejercicios a primera hora de la mañana. Tomo clases de spin de dos a tres veces por semana y hago ejercicios con pesas dos días. Paseo en bicicleta al aire libre durante los fines de semana.


P:

¿Conoce su presión arterial y sus niveles de colesterol? ¿Cada cuánto los controla?

R:

Sí, conozco mis cifras. Cada año me hago análisis de sangre y siempre tuve un bajo nivel de colesterol. Cada tres meses, visito a mi médico y me toma la presión arterial y además tengo una máquina en casa para hacerlo. Cuando no me siento del todo bien, suelo tomar mi presión arterial en casa.


P:

¿Qué consejo le daría a su mamá, hermana o mejor amiga para ayudarlas a evitar problemas cardíacos?

R:

Coman bien, coman bien, coman bien y ejercítense 30 minutos al día, como mínimo. Creo que la gente no se da cuenta de la importancia de su dieta. No se trata sólo de lo que se come, sino también de cuánto se come. El control de porciones también es muy importante. Sí, si tienen helado Phish Food de Ben and Jerry's (mi favorito)... no se coman toda la pinta de una sola vez.


P:

¿Por quién "adopta el rojo"?

R:

"Adopto el rojo" por todas las mujeres hispanas y latinas que enfrentan enfermedades del corazón y también por mí.